AUDIOGUÍAS

Hay momentos en los que estamos rodeados de voces, y quizás no nos damos cuenta. Pasamos por aeropuertos, museos, hablamos con contestadores automáticos, servicios de telefonía... y siempre agradecemos cuando es una voz humana la que nos habla. Estamos hartos de voces robóticas que nos indican nuestro próximo vuelo, la siguiente tecla que debemos pulsar, o de hablarle a una máquina estúpida cuando lo que necesitamos es un humano. Gracias a todos los que nos dais trabajo a los locutores y actores, también para estas pequeñas cosas.